Este es un Blog en defensa del VINO. Somos profesionales y apasionados wine defenders. Este es un blog dedicado a todo el mundo al que le gusta el VINO.

San Vicente († 304): Velando siempre por los Viticultores

Celebramos todos los 22 de enero, la Festividad de San Vicente, Patrón de los Viticultores del mundo. Vicente fue uno de los últimos mártires de la época romana, y por tanto uno de los santos más conocidos de la Cristiandad.

No nos es tan conocida su vida, su origen hispano. Vicente era diácono (ayudante) de Valero, obispo de Zaragoza, al comienzo del siglo IV, siendo emperador Diocleciano. El prefecto Daciano, vino a Hispania. Las iglesias fueran arrasadas y los libros sagrados echados al fuego. Como penas, las personas ilustres serían tachadas de infamia y los plebeyos perderían su libertad. Se ordeno el encarcelamiento del todos los jefes de la Iglesia e intentaron obligarles a sacrificar a los dioses, sin reparar en medios; a los que se negaran se les diera tortura sin limitación, a criterio de los magistrados; y para que nadie pudiera escapar, todo el mundo debería presentarse y un día determinado, para ofrecer a los dioses el sacrificio prescrito.

Daciano detuvo a Vicente en Zaragoza y por temor a disturbios, le traslado a Valencia y allí le sometió a martirio. Grandes fueron sus padecimientos, pues lo torturaron, con fuego y pinzas de hierro y más grande la entereza de Vicente en aguantarlos, hasta que le llegó la muerte. Constantino en 313 dió libertad de cultos, y así tuvo vía libre el cristianismo. El culto a San Vicente se propagó enseguida: San Agustín de Hipona, en la Iglesia de Áfricana, el papa San León Magno en Roma, San Ambrosio en Milán, San Isidoro en Sevilla y el propio San Bernardo, le recordarón. En la Roma medieval tres basílicas estaban dedicadas a San Vicente. También en otras partes de Italia, Francia y Dalmacia.

En el año 541, los reyes francos Childeberto y Clotario, en la guerra que mantenían contra el rey visigodo Amalarico:  llegaron a someter a sitio a la ciudad de Zaragoza durante siete semanas y los zaragozanos, para intentar librarse de ellos, se sometieron a un ayuno riguroso y salieron en procesión penitencial por los muros de la ciudad. El Obispo de Zaragoza iba en cabeza portando la túnica de San Vicente Mártir, que se guardaba en al ciudad, seguido por los hombres y mujeres de Zaragoza; los primeros con cilicios y las segundas con mantos negros y la cabellera suelta y cubierta por ceniza, implorando la misericordia divina. Los francos levantaron el sitio a Zaragoza a condición de llevarse la túnica de San Vicente, como reliquia de gran valor.

En el camino de retorno (año 543) Childeberto hizo etapa en Mâcon, en el sur de Borgoña. En agradecimiento del recibimiento, dona a su catedral algunas de las reliquias del diácono de Zaragoza, no su túnica. La catedral de Mâcon cambió de nombre dedicándose a San Vicente.  Algo similar ocurre en Chalon. Y su culto se fue extendiendo por Mans, Dumnolus, Potiers, Bruxelles, Mayence y Praga.

Una vez llegados a París, Germán obispo, consejero de Childeberto animó a crear una fundación monástica para conservar la reliquia de San Vicente, sus tesoros. Construyeron una iglesia en forma de cruz, emplazada donde se juntan los caminos de Vaugirad y Grenelle. En 558 se termina la construcción, y se llamará San Vincent-Sainte-Croix y a la vez se enterró a su constructor Childeberto. La capilla de Saint Symphorien, llegó a ser el lugar de enterramiento de los reyes merovingios hasta Dagoberto. Al propio obispo Germán, lo enterraron en 576.

El monasterio enriquecido por numerosas donaciones fue sin duda en tiempo de los carolingios, el primer convento viticultor y productor del Imperio carolingio. Poseía una decena de viñas diseminadas por Paris (al este de la orilla izquierda). Producía cada año entre 500 y 1000 hectolitros de vino. Antes de adoptar la regla benedictina en el siglo VII, la abadía cambia de nombre en el 754 por el de San Germán, por el obispo que con Chideberto sitió Zaragoza. Hoy es conocida como la Iglesia de San Germain du Praix, en el barrio Latino.

Desde Francia se impulsó a San Vicente como patrón de los cultivadores de las viñas. San Vicente ha resultado ser el más famoso de los santos españoles, sin duda porque hasta el último momento supo hacer honor al nombre de Vincentius, o sea ¡Invicto! Siendo su festividad el 22 de enero, fecha en que se conmemora su martirio, al verter su sangre por su fe, rememorando el vino convertido en la sangre de Cristo, en la Última Cena, en Jerusalen.

La última cena – Leonardo Da Vinci

Acerca de Ricardo 28 Articles
Pertenece a la Asociación de Grandes Pagos de España, al grupo de expertos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) en la sección de Vinos; al grupo de expertos para la Reflexión Estratégica en la mesa agroalimentaria del Plan MODERNA de Navarra. Es socio fundador del Think Tank Institución Futuro. Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza. Master en Asesoría Jurídica de Empresa por el Instituto de Empresa (IE Business School) de Madrid. PDG por el IESE Business School (Universidad de Navarra). Director de Bodegas Guelbenzu, hoy Bodega del Jardín desde 1991.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply