Este es un Blog en defensa del VINO. Somos profesionales y apasionados wine defenders. Este es un blog dedicado a todo el mundo al que le gusta el VINO.

Saboreando a Chillida : degustación vertical de magnums de ‘Le Domaine Blanco’ de Abadia Retuerta

Chillida Leku con Luis Chillida y degustación vertical de 10 añadas en formato magnum de ‘Le Domaine Blanco’ de Abadia Retuerta.

Saboreando a Chillida

Hay conversaciones de esas que te inspiran, que te hacen mella y que te impactan. No hay nada más bonito que escuchar a un hijo hablar de su padre con profunda admiración, y si además ese hijo es Luis Chillida, pues es aún más emocionante.

Menudo sorpresón, llegar al Chillida-Leku en Donosti el pasado 25 de abril a una degustación vertical de 10 añadas de Le Domaine Blanco de Abadía Retuerta, que ya prometía ser inolvidable y además, encontrarte con Luis Chillida para dar un paseo por el lugar de Chillida (traducción literal de Chillida-Leku) y aprender de primera mano de la vida y obra de su padre Eduardo, el famoso escultor vasco artífice del Peine del Viento en Ondarreta, y de tantas otras obras escultóricas alucinantes.

Luis Chillida

Luis Chillida, delante de una obra de su padre Eduardo Chillida en Chillida-Leku

Eduardo Chillida (1924-2002) en su vida decidió muchas cosas descartando lo que no quería ser, como le ocurrió con la arquitectura de la que pronto se desilusionó por el camino. Otras veces el destino tomó decisiones por él, ya que con 19 añitos siendo la sensación en la Real Sociedad como portero, una lesión le obligó a dejar el fútbol lo que le posibilitó adentrarse en otros quehaceres más artísticos.

Cuando comienza a trabajar en Hernani donde se muda con su familia, se topa con el hierro que le introduce un cambio fundamental en su trayectoria.

Para él el aprendizaje consistía en la repetición de enfrentarse con lo que no sabes hacer. Se necesita abrir la mente. Os suena lo de salir de la zona de comfort? Pues eso! Hay que a atreverse más, y hay que acomodarse menos.

Tardó 26 años en realizar el Peine del Viento desde que tuvo la primera idea, paseando con su mujer Pilar Belzunce. Nos preguntamos ¿que es el tiempo en realidad? No es más que algo elástico y relativo. Lo único que tenemos es el presente. ¿Estamos estresados? Pues a relajarse, a respirar profundamente y a saborear el tiempo.

Chillida trabajaba siendo consciente del valor de lo que hacía, no en el precio. Pues qué suerte dirán algunos. Pero no olvidemos, que para hacer lo imposible, primero hay que soñarlo.

Chillida nunca quiso hacer réplicas de sus obras y solo accedió alguna vez, a hacer un máximo de 10 réplicas. Él se auto denominaba ‘rumiante’ nos cuenta Luis, ya que se tomaba su tiempo para todo. Algo que hoy en día es muy difícil, pues vivimos muy deprisa, y que nos vendría bien na todos. Tomar posesión del tiempo. Pararlo. Saborearlo.

Así que decidió no hacer reproducciones para llegar a las masas, y tuvo una gran idea, colocar una de sus obras en espació público, donde todos son propietarios, un concepto revolucionario para la época, allá por el año ’57, el comienzo de la obra pública.

Eduardo Chillida quería ser más libre, no limitar sus obras a tener que hacer algo pequeño para poder exponerlo, así que encontró lo que él denominaba su pequeño Pais Vasco (Chillida-Leku), un espacio sin limitación, donde poder expresarse y exponer.

El verano de 2021 estuve viendo un concierto fabuloso de The Jayhawks de Minnesota en Chillida-Leku, con una copa de vino y hamacas, una maravilla, Eduardo hubiera estado orgulloso, y eso que su música favorita era Bach.

Y ahora vamos a la degustación increíble de 10 añadas histórica del vino blanco de Guarda Abadía Retuerta, ¡Le Domaine !

Fruto del azar o del destino, como todas las grandes cosas, ya que se plantaron algunas cepas de uva blanca en medio de un viñedo de uvas tintas. Inicialmente pensaron que era Merlot, y ¡Sorpresa! ahí estaba la Sauvignon blanc para quedarse y para convertirse en uno de los grandes blancos de España, fruto de la unión con un poco de Verdejo. Desde el Pago de la Raya, bañado por el sol, con reservas naturales de agua el terroir de arena y cantos rodados produjeron una maravilla.

Siempre es un placer ver a Enrique Valero y a Álvaro Perez Navazo, y además mi padre dio recuerdos para ellos y para el enólogo navarrico Ángel Anocíbar. Y encima de todo eso, nos sentamos con mi compañera de aventuras en MugaritzKristell Monot, y con dos embajadores de Rekondoentre ellos Iñigo Galatas, y miembros del simpático grupo de cata los Irrekonductibles, y con el encantador Enrique Larumbe de Eurogap. Menudo equipo que nos hemos juntado y menuda degustación de lujo. Después de la introducción apasionada de Enrique llegaron las explicaciones de Álvaro que con maestría y paciencia, fueron impecables.

Pues eso, el Sauvignon blanc se coló por error en sus viñas, ¡bendito error!, ya que a partir de ahí se siguieron cultivando, los experimentos empezaron más tarde. El Blanco de Guarda Le Domaine, suele contar con un 70% de Sauvignon Blanc y un 30% de Verdejo, y de 7 a 8 meses en barricas de roble francés. Vamos a las impresiones de cata, aunque tengo que admitir que me concentré más en disfrutarlos para centrarme en el presente, como habría hecho Eduardo. No todos los días se degustan botellas magnum de blancos con tanto estilo.

2011 : Intensidad al extremo, vainilla, mantequilla y pastelería fina y cremosa, con toque de cúrcuma. Y aun con todo, un frescor en boca gracias a la acidez. Al principio me recordó a los aromas de un Tokaj. Fue una añada cálida. Veo los ojos de Kristell, ¡es su preferido! También el de mucha gente.

2012 : Albaricoque, miel, flores, un toque mentolado y mucho más frescor, muy largo y dinámico en boca. ¡Este es más mi estilo! Se vendimió antes y solo necesito un 50% de madera usada.

2013 : Una genial mezcla, con la nariz del 2011 y la boca del 2012.

2014 : En nariz mantiene la parte aromática marca de la casa, y en boca más ligero y fresco, cítrico y aromático.

2015 : En nariz sigue con esa complejidad tropical, pero en boca tiene más volumen, también muy fresco.

2016 : Llovió en Primavera, con más producción, más calor. Aromas de orejón y de calorcito en nariz. y mayor peso en boca 14% (en lugar de 13’5% habitual).

2017 : Petróleo, ligera reducción, aroma más intenso. Año de sequía y heladas.

2018 : Vuelve a ser fresco y mentolado, más mineral. Producto de una añada fría con sol al final.

2019 : En nariz mantiene la marca de la casa. Más eléctrico, en boca, mucha frescura aun siendo una añada cálida. Ligeramente pétillant. 

2020: ¡El año del Mildiu! si, no sólo fue  el año del Covid . Hubo mucha humedad y temperatura, decidieron no tratar la viña. Acertaron ya que el hongo no se reprodujo, ¡suerte o destino! Buen volumen en boca y buena producción.

IMG_8398

Abadia Retuerta Le Domaine

Para rematar todo, terminamos in situ sentados en la terraza con el chef Marc Segarra de El Refectorio en Valladolid, que estaba presente para hacernos probar algunas de sus creaciones después de la cata.

Y así estuvimos cada uno de nosotros con nuestra copa favorita de Le Domaine Blanco en la mano y con estas efímeras deliciosas piezas de arte gastronómico-kandinskianas.  Con lunes así, las semanas son inolvidables.

Acerca de onne 95 Articles
Onneca Guelbenzu forma parte de la nueva generación del vino. Lleva vino tinto en la sangre por parte de familia, es Licenciada en Derecho, Sommelier por la Escuela de Hostelería y Restauración en Barcelona, Master en Enología, Viticultura y Marketing del Vino, Advanced Wset certification, Diploma Wset student y sommelier de Saké. Además es rockera y música, donde cuenta con varios discos editados y giras internacionales a las espaldas.
Contacto: Sitio web